La nueva autoridad. Familia, escuela, comunidad (resumen).


Este curso tengo en mi clase a un par de alumnos que han hecho que me replantee mi autoridad en el aula y la necesidad de cuidar mi psicohigiene. Me he estado acordando de este libro, que no llegué a terminar de leer, y he decidido retomarlo. Esta vez la necesidad impera y estoy tomando notas para ponerlas en práctica. Opino que no hay que seguir al dedillo lo que se lee, pero sí estar abiertos a cambios y mejoras. El libro contiene numerosas citas (aquí resaltadas en amarillo) y ejemplos prácticos que nos ayudan a visualizar las diferentes situaciones, cómo puede que reaccione el niño y cómo podemos responder nosotros. 

1. Concepto

El concepto de nueva autoridad ayuda a “llenar el hueco creado por el colapso de la autoridad de una forma aceptable y legítima en una sociedad más democrática”. A continuación se enumeran algunos conceptos que la definen:
    • Proximidad y presencia
    • Transparencia
    • Reflexión. La figura con autoridad no es perfecta sino que puede cometer errores y corregirlos.
    • Está definida por el grado de responsabilidad o autorización que puede dar y no por el grado de obediencia.
    • No se puede/debe controlar al niño, solo podemos controlarnos a nosotros mismos y los recursos de que disponemos. “No puedo hacer que hagas lo que digo pero te estaré vigilando y resistiré tu comportamiento negativo”. “Es mi deber resistir tu violencia”.
    • Promover la autonomía 
    • Atención vigilante: saber dónde y con quién pasa tiempo, protegerlo de malas compañías o de agresiones por parte de otros niños. Supervisar o monitorizar es la forma más efectiva de presencia parental para reducir el comportamiento arriesgado de niños y jóvenes. Cuando el niño se comporta correctamente podemos ir dándole más intimidad.
    • Apoyo externo. Mi fortaleza no proviene únicamente de mí, sino de la red que me apoya y a la que represento”.
    • Persistencia. Las acciones del niño son la expresión de un diálogo interno entre diferentes voces en su mente, algunas de las cuales quieren mejorar su comportamiento. Cuando la autoridad persiste en sus pasos, hay bastante probabilidad de que esta se encuentre con las voces positivas internas del niño.
    • Aplazar. Me niego a aceptar este comportamiento. Voy a pensar sobre qué paso dar y volveré a ti después".
    • Rectificar. Puede que hayas encontrado mejor información que la que yo poseo. Voy a comprobarlo y te lo haré saber”. “Comprobé la información y me di cuenta de que tenías razón. He aprendido algo nuevo”. Alternativamente se le puede pedir que asuma responsabilidad sobre la información que cita y muestre en clase dónde la obtuvo. El proceso de rectificar sitúa a la figura con autoridad y al niño en el mismo bando.


2. Atención vigilante

Objetivo: prevenir el comportamiento negativo. 
Niveles entre los que la atención vigilante fluctúa en función del momento y del nivel de riesgo al que el niño está expuesto:

  1. Diálogo abierto (atención). Estar atento a la señales. Comunicación espontánea.
  2. Interrogatorio enfocado (presencia). Si cuando estamos atentos (diálogo abierto) detectamos peligro, entonces pasamos a un diálogo espontáneo con preguntas específicas y claras. Si el niño se niega a ofrecer la información necesaria: Siempre me preocupo de ti y de lo que pasa a tu alrededor. Cuando siento que todo va bien, confío más y observo desde la lejanía. Cuando tengo dudas, superviso de cerca”. Si aún así se niega, se debe prohibir que salga de casa. ¿Cómo? No darle dinero es una opción. Si aún así sale, se le debe buscar con ayuda de la red de apoyo y se pasa al siguiente nivel de atención vigilante.
  3. Acciones unilaterales (protección). Entramos en acción. Supone ejecutar actos de supervisión abiertamente. Se debe evitar espiar clandestinamente en los espacios privados del niño. No incluye diarios, emails, SMS o llamadas, tampoco incluye revisar sus cosas buscando drogas, dinero u objetos robados; inmiscuirse en estas esferas es un acto irrespetuoso que afectaría profundamente a la relación con el niño. Es importante que los padres hagan una declaración abierta de lo que van a hacer ocasionalmente, por ejemplo, escribir un anuncio formal y entregar copias del mismo a los miembros de la red de apoyo. Ejemplo de anuncio: “Hemos decidido supervisarte más de cerca y resistir lo mejor que podamos a tu asociación con personas relacionadas con las drogas. Llevaremos a cabo búsquedas en tu habitación y estaremos en contacto con cualquier persona que pueda ayudarnos. Seguiremos respetando la privacidad de tus llamadas telefónicas y tus actividades en Internet. Llevaremos a cabo nuestras acciones de manera abierta, aunque no te avisaremos de cuándo realizaremos las búsquedas o con quién hablaremos. Sabemos que no podemos controlarte y no podemos prevenir completamente tu interacción con influencias negativas. Pero resistiremos cualquier cosas que creamos que pueda herirte. Te queremos y no vamos a tirar la toalla contigo”.

__ . __



La ejecución de actos unilaterales de atención vigilante necesita:

A) Estar preparado tanto en lo emocional como en la práctica 

El niño a menudo reacciona con amenazas para disuadir al adulto de su nuevo comportamiento. Se debe desarrollar una actitud que absorba el choque: “Este es mi deber”.

B) Construir una red de apoyo 

De esta forma no actuamos como individuos sino como representantes de la red. Ejemplo de carta para los posibles integrantes de la red de apoyo: 

“Estamos agradecidos de que hayáis aceptado apoyar el esfuerzo de la familia _____ para cambiar el ambiente en casa, ayudarles a proteger a _____ y reducir su riesgo. Vuestra presencia puede ser de gran importancia en la disminución del comportamiento dañino y en mejorar el ambiente familiar. 

Objetivos de apoyo: Sobrellevar comportamientos extremos en un niño requiere gran cantidad de recursos emocionales. A menudo, los padres se dan cuenta de que están exhaustos. La habilidad de los padres de hacer uso de una red de apoyo formada por familiares y amigos les ayuda a perseverar y les permite una variedad de acciones que les pueden ser de ayuda.

El papel de los miembros de la red de apoyo: Vuestro rol no requiere demasiado tiempo y cada persona puede ayudar en función de sus habilidades. La persona de apoyo debe ser una fuente de motivación para los padres del niño, debe ayudarles en sus actividades de supervisión cuando estas sean necesarias y en la búsqueda de soluciones parciales, y debe mediar entre los padres y el niño. Podéis ofrecer apoyo efectivo cuando:
a) Establecéis contacto con el niño para informarle de que estáis al corriente de lo que ocurre en casa. Debéis dejarle claro que os importa y que confiáis en su capacidad para lidiar con los problemas. En ningún momento debéis sermonearle. La comunicación con el niño debe ser positiva y afectiva, u no acusatoria. 
b) Si tenéis una relación personal con el niño, podéis solicitar hablar con él a solas. Este tipo de reuniones pueden ser muy importantes, ya que ayudan al niño a sentirse menos atacado o solo.
c) Podéis ayudar a los padres en los actos de supervisión. La supervisión parental es una manera efectiva de lidiar con las señales de alarma que muestran que el niño está en una situación de riesgo. Podéis apoyar a los padres informando al niño de que, llegados a ese punto, a sus padres no les quedaba otra opción mas que la de incrementar su supervisión.
d) Si los padres se dirigen a vosotros después de un incidente difícil, debéis contactar con el niño e infórmale de que estáis al corriente de lo ocurrido.
e) Las visitas al hogar de la familia son de gran valor. Cada visita motiva a los padres.
f) Es importante que también estéis involucrados en acontecimientos positivos. Contadle al niño que se os ha informado y que os alegráis. De nuevo, evitad dar un sermón, del tipo “¿Ves? ¡Cuando quieres puedes ser bueno!” Este tipo de enunciados pueden arruinar el mensaje positivo."

La reunión de los miembros de la red de apoyo tiene una duración aproximada de 90 minutos y la inician los padres presentando el problema de forma detallada. Después se le pide a cada uno de los integrantes que describa su relación con el niño y los padres. Se le pide que contacten con el niño los días posteriores a la reunión para hacerle saber al niño que están al corriente de la situación y que están dispuestos a ayudarle a él y a sus padres. Se deben referir al problema por su nombre ("use de drogas", "violencia", "humillación"). 

C) Medidas contra el recrudecimiento de la agresividad 

Frente a los ataques del niño se debe responder de forma calmada y determinada, con enunciados cortos como "es nuestro deber", "no nos queda otra opción", "no vamos a tirar la toalla contigo". Respuestas no verbales como sacudir la cabeza en forma de negación o darse la vuelta apoyan el mensaje de que el tema no está abierto a discusión. 
Los miembros de la red de apoyo pueden ayudar estando presentes cuando el niño vuelva a casa. El niño puede responder encerrándose en su habitación. en este caso, el apoyo puede quedarse con los padres un tiempo y al final de la visita despedirse del niño a través de su puerta. 
También es posible, si el diálogo con el niño se recrudece, llamar a un apoyo y que escuche la conversación. Si el niño intenta quitarle el teléfono de las manos, puede encerrarse en otra habitación. 
Para la figura de autoridad la mejor forma de expresar su fortaleza no es mostrando su fuerza sino su determinación a perseverar en su deber.
 __ . __

Ejemplos de acciones unilaterales:

Ronda telefónica

La ronda telefónica es un componente central en la supervisión parental cuando el niño no vuelve a casa a la hora acordada. Contactar con el niño directamente puede ser negativo, ya que este puede responder groseramente o colgar el teléfono. 
Los objetivos de la ronda telefónica son: mostrar presencia, expandir la red de apoyo y localizar al niño. Las personas negativas de las que pueda rodearse el niño, al ver que viene acompañado de una red de supervisores, dejarán de querer ver al niño como compañero o como cliente para actividades ilícitas.

1. El primer paso es recopilar números de teléfono de personas dentro de la esfera social del niño (amigos, entrenadores, dirigentes de un club, consejeros de un grupo de juventud,...), así como direcciones y números de teléfono de lugares que creamos que el niño visita. Este es el único paso en todo el programa que se realiza sin el conocimiento del niño. Solo en casos extremos, si pensamos que el niño está involucrado con elementos peligrosos, podemos mirar la lista de contactos de su teléfono. 


2. Cuando el niño no llega a casa a tiempo los padres deben llamar a todos las personas posibles, ya que nuestro objetivo no es únicamente encontrar al niño sino también enviar un mensaje de presencia y supervisión. 

3. Cuando el niño regresa a casa es de suma importancia evitar la confrontación. Si nos recrimina el haber molestado a sus contactos, podemos decirle que no tenemos interés en llamar a nadie siempre y cuando él nos comunique previamente dónde planea ir y que regrese a casa a la hora establecida. Y de nuevo, de forma calmada: "es nuestro deber", "no nos queda otra opción", "no vamos a tirar la toalla contigo".

Llegada a la escena 

Llegar a la escena en aquellos lugares que el niño frecuenta sin permiso es una manera efectiva de reducir el riesgo al que puede estar exponiéndose el niño. Se recomienda llevar a cabo esta acción en las siguientes situaciones:
- se escapa de casa
- llega a casa repetidamente más tarde de la hora acordada 
- está en mala compañía
Una vez que tomemos contacto con el niño:
- pedirle de forma calmada que vuelva a casa con nosotros
- asegurarle que no va a ser castigado
- evitar regañar, amenazar o entrar en una discusión
- evitar un recrudecimiento de la agresividad, evitar agarrar al niño o perseguirle si intenta escapar
- permanecer el máximo tiempo posible en los alrededores
Debemos recordar que el objetivo principal no es traer de vuelta al niño sino mostrarle nuestra determinación y presencia.
__ . __


Atención vigilante en el hogar

- Diálogo abierto. Cuando el niño crece se deben redefinir los límites de su libertad. "Respeto la privacidad de tu habitación, pero no me gusta que cierres las puerta con llave. Lleguemos un acuerdo, tú no cierras la puerta con llave y yo prometo tocar siempre antes de entrar". Podemos preguntarle qué precauciones toma cuando navega por la red o cómo evita contenido o contactos peligrosos. Podemos mostrar interés en sus juegos favoritos y sus intereses en Internet, y pedirle que nos los enseñe. Es recomendable escribir un acuerdo sobre el uso del ordenador. 
- Interrogatorio enfocado. Se debe dar aviso del cambio en el nivel de supervisión. "Encontraremos una manera de asegurar tu privacidad, pero de manera que coincida con nuestra forma de llevar esta casa". "Últimamente hemos observado que cierras tu puerta con llave cuando estás en el ordenador. Quiero asegurar que las reglas del uso de Internet estén claras. Debe quedar claro que la pornografía, las páginas de drogas o apuestas, así como comunicación con personas sospechosas no están permitidas. Nosotros vamos a tocar antes de entrar y respetaremos tu privacidad, siempre y cuando  no nos des una razón para sospechar se ti. Pero queremos que quede claro que es nuestra obligación controlar que hagas un uso adecuado del Internet que te proveemos". "A partir de ahora vamos a necesitar que nos informes del número de horas que estás en el ordenador y las actividades en las que  estás envuelto". Podremos incluso pedirle que nos muestre el historial del navegador. Es posible que lo haya borrado pero lo importante es mostrarle nuestra presencia y determinación. Algunos padres optan por utilizar un software para espiar o bloquear los sitios no deseados. Sin embargo, el mensaje que se transmite al niño es el de "No somos capaces de hacer bien nuestro trabajo y por eso compramos tecnología que pueda protegerte". Además, lo que se consigue es estimular al niño para que intente saltarse la censura. Por su parte, la atención vigilante transmite el mensaje de "Estamos aquí"
- Acciones unilaterales. Son requeridas, por ejemplo, cuando el niño roba o miente en casa, hace uso de su habitación para actividades no aceptadas o no sigue las normas de uso del ordenador. 


  • Robo o mentiras: "Recientemente nos hemos damos cuenta de que nos han robado dinero. Hemos decidido que a partir de ahora no vamos a dejar dinero por la casa. Controlaremos nuestras carteras de forma regular, así como tu habitación y tus pertenencias. Hemos decidido que es nuestra obligación supervisarte de cerca". "No estás en un juicio y no esperamos que confieses. Pero queremos dejar claro que nuestra confianza se ha mermado y que tomaremos medidas para aumentar nuestra seguridad. Si tus intenciones son buenas, quedará demostrado con nuestra supervisión y podremos ir tranquilizándonos gradualmente"
  • Uso de su habitación para actividades prohibidas con sus amigos: Los amigos del niño son nuestros huéspedes y como tal podemos entablar conversación con ellos y presentarnos. Si el niño lleva a sus amigos rápido hasta su habitación, podemos tocar a la puerta para presentarnos. También es buena idea llevar algún refrigerio. Si el niño se niega a abrir la puerta o evita que sus amigos hablen con nosotros, debemos dejar claro cuáles son las regla en nuestro propio hogar. Debemos actuar para cambiar la situación o para cesar la visita. Desde el otro lado de la puerta podemos informarles que no podemos tolerar la visita bajo estas condiciones y que permaneceremos detrás de la puerta hasta que la abra. Tocaremos a la puerta en intervalos de pocos minutos y repetiremos nuestro mensaje tanto de forma oral como por escrito, en una nota por debajo de la puerta. Si aún así no abre la puerta, deberemos empezar a contactar con la red de apoyo, los padres del amigo que está de visita o la policía. Cuando finalmente abra la puerta, pediremos al amigo que se vaya pero que es bienvenido en futuras ocasiones cuando la situación cambie. 
  • Uso inadecuado de Internet: uso excesivo del ordenador que afecta a su actividad o exposición a sitios o personas que lo ponen en riego. Solo en estos casos está justificada la prohibición del uso del ordenador. Los principios a seguir son los mismos que los mencionados anteriormente: 1. Aplazar (informarle que vamos a desconectar el ordenador en tres días si no llegamos a un acuerdo); 2. Evitar las discusiones; 3. Informarle que el ordenador estará desconectado hasta que lleguen a un acuerdo; 4. Prepararse para las represalias que va a tener el niño; 5. Documentar por escrito el problema; 6. Hacer uso de la red de apoyo; 7. Hablar con los hermanos y actuar para minimizar sus quejas o compensarlos.




3. Violencia en el hogar por parte del niño 

La violencia contra hermanos es el tipo de violencia doméstica más frecuente. La violencia puede darse en forma de intimidación, asalto físico, humillación severa o chantaje (amenazar con hacer daño a un hermano o a sí mismo). 
Mantener los actos de violencia del niño en secreto aísla a los padres y debilita su habilidad para resistir la violencia, intensifica sus niveles de estrés y los hace cómplices del delito.
Los padres y miembros de la red de apoyo pueden ayudar a documentar cada incidente. Esto libera a la víctima de su anonimato y soledad, y adquiere un rol activo en el programa de defensa. Se le pueden entregar cartas enardeciendo su valentía al dar pasos hacia la resistencia no violenta a la violencia. Estos documentos son clave para restablecer la autoestima de la víctima. Los miembros de la red de apoyo deben tener contacto semanal tanto con la víctima como con los padres, mientras persistan los signos de violencia.

...

Comentarios